Tras dedicarnos durante más de 15 años a trabajar en la industria electrónica para el automóvil fuimos conscientes de los problemas que los fallos de estos componentes representan para el cliente final, dado que su reparación supone un alto coste.

En REPARAMANDOS nos replanteamos dar un nuevo Servicio al cliente. Realizando reparaciones de esa electrónica.

En nuestro caso nos hemos centrado en dar el servicio de reparación en las llaves y mandos a distancia, aunque iremos incorporando nuevas reparaciones como el caso de cuadros de instrumentos y algunas unidades de control más.

Básicamente tratamos de conseguir 2 objetivos.

1. Reducción de costes de las reparaciones en estos años de crisis

En los años en los que la crisis económica que nos acompaña hace que los repuestos del automóvil tengan precios muy elevados.

Comparados con los sueldos que recibimos, a todos nos da miedo ir al taller porque cualquier pequeña avería vemos que alcanza fácilmente los 300 o 400 euros, todos sabemos que hoy en día hay muchos sueldos de 600 y 800 euros, estas averías pueden llegar a suponer la mitad del sueldo de un trabajador medio.

Durante los últimos años vemos como los fabricantes del automóvil vende los repuestos a unos precios muy elevados y que muchas personas tienen dificultades para poder adquirirlos.

Los fabricantes solo reparan cambiando piezas por otras nuevas, y muchas veces no es necesario, porque con una pequeña reparación pueden volver a funcionar perfectamente.

2. Pensando en la sostenibilidad del medio ambiente (nuestro planeta así nos lo pide)

Constantemente vemos como las grandes multinacionales están sacando nuevos productos en unos plazos enormemente cortos, todos vemos como la telefonía móvil saca al mercado nuevos modelos cada muy pocos meses (dejando obsoleto al modelo que sacó 6 meses atrás), o como una impresora cuando se termina el cartucho de tinta su repuesto cuesta la mitad que una impresora nueva, todo esto no tiene sentido, esto no es sostenible para nuestro planeta.

En el mundo del automóvil ocurre algo parecido constantemente salen nuevos modelos al mercado que dejan obsoletos a otros modelos de 3 años en el mercado.

Vemos como coches de 8 o 10 años tienen una pieza dañada y solo el repuesto nuevo de esa pieza cuesta como el valor del vehículo y se decide achatarrar el vehículo.

Vemos como existen fabricantes que colocan piezas de plástico en zonas críticas, y que están pensadas para producir un fallo tras cumplir 5 años de vida (obsolescencia programada) .

El medio Ambiente nos va diciendo que debemos hacer algo distinto contra este modo de ver el negocio de las grandes multinacionales, basadas única y exclusivamente en conseguir grandes beneficios económicos.